Proteger el cabello de la contaminación

La polución tiene efectos muy nocivos sobre nuestra salud. El pelo también se ve muy afectado por este fenómeno de la sociedad moderna. En este artículo os mostraremos algunos consejos sobre cómo proteger el cabello de la contaminación.

La escasez de lluvias y los repetidos episodios de alta contaminación atmosférica en las grandes ciudades españolas provocan 2.700 muertes al año en España.

Los altos niveles de dióxido de nitrógeno y dióxido de carbono provocan innumerables problemas respiratorios, pero además repercuten muy negativamente en la salud de nuestro cabello.

Al disminuir la calidad del aire hay mayor probabilidad de que el cabello se reseque y pierda su brillo natural. Además puede provocar problemas en la piel y el cuero cabelludo, facilitando la aparición de caspa.

El pelo se vuelve más débil y quebradizo. Es una situación especialmente desfavorable para las personas que tienen un cabello más graso, dado que éste se ensucia con mayor facilidad.

Para proteger el cabello de la contaminación está especialmente indicado el uso de gorros y pañuelos, al igual que hacemos para protegerlo del sol.

Proteger el cabello de la contaminación

Ante tal situación ¿Cómo proteger el cabello de la contaminación?

Mayor hidratación

Por cuestiones de salud capilar siempre hay que mantener una buena hidratación del cuero cabelludo.

Las adversas condiciones atmosféricas la hacen aún más importante, ya que, tienden a resecar el cabello.

Para que tu cabello no pierda brillo es recomendable el uso de mascarillas u otro tipo de productos que aumenten la hidratación y regeneren el cabello.

Lavar el cabello, pero sin excederse 

El lavado del cabello depende de las particularidades de cada melena. No hay que excederse en esta tarea, pero tampoco descuidarla, ya que, con el lavado se eliminan muchas sustancias contaminantes que permanecen en el cabello tras pasar el día en la calle.

La importancia del cepillado

Cepillar el pelo activa la circulación sanguínea en el cuero cabelludo, algo muy beneficioso para ayudar a expulsar naturalmente tanto las partículas contaminantes como los restos de los productos con los que lavamos el cabello.

Cuidado con el secador

Tanto los secadores como las planchas al aplicar calor sobre el pelo lo resecan y lo dañan. Hay que intentar reducir su uso y graduar la intensidad para no dañar la raíz y provocar su caída prematura.

Cuidar siempre la alimentación

Una alimentación equilibrada es la base para una buena salud, también capilar. La ingesta de frutas y verduras ayudan a fortalecer el cabello y evitar que éste se vuelva débil y quebradizo.

Esperamos que te hayan sido de utilidad estos consejos para proteger el cabello de la contaminación.

Siempre puedes consultar con nuestros profesionales para que te aconsejen o te apliquen tratamientos para nutrir e hidratar tu melena.

Aquí mismo puedes reservar tu cita.