Mascarilla casera de frutas para cuidar tu piel

Hoy os vamos a mostrar el potencial de una mascarilla casera a base de frutas y vegetales que ayudan a cuidar tu piel.

La fruta es un alimento plagado de vitaminas y minerales que ayudan a nuestro bienestar tanto por dentro como por fuera. Centrándonos en la piel, éstas aportan los nutrientes para mantenerla sana y brillante.

Además de ayudar a paliar los efectos negativos de los productos químicos y de la contaminación, una mascarilla casera a base de frutas tiene un efecto relajante sobre la piel al nivel de una sesión de spa.

Antes de empezar

Para de Perogrullo, pero nunca está demás recordarlo. Antes de aplicar cualquier mascarilla casera o cualquier otro tipo de tratamiento facial, debemos asegurarnos de tener la piel perfectamente limpia.

Antes de comenzar también es recomendable exfoliar la piel, ya que, de esta manera se arrastran muchas células muertas, mejora la circulación y potencia los efectos positivos del tratamiento.

Mascarilla casera contra el envejecimiento  

Tanto el kiwi como el aguacate son frutas tropicales repletas de nutrientes beneficiosos para el organismo. Además aplicados de forma tópica ayudan a mantener nuestra piel sana y reluciente.

Como hemos comentado en anteriores ocasiones, el aguacate contiene gran cantidad de antioxidantes que ayudan a disminuir los efectos negativos de los radicales libres, que entre otras cosas provocan el envejecimiento prematuro de la piel.

Entre otros nutrientes, contienen vitamina C y E, así como ácido oleico que ayudan a mantener hidratación correcta en la epidermis y regeneran las células dañadas.

Por su parte, el kiwi también es rico en ácidos grasos omega 3, que permiten combatir los efectos de los radicales libres, regular la producción de grasa en la piel. Ayuda a combatir el acné, a exfoliar y dotarla de suavidad.

Si a estas dos frutas le añadimos las propiedades hidratantes de la miel, obtendremos una mascarilla contra el envejecimiento perfecta.

Ésta se compone de un aguacate, un kiwi y una cucharada de miel. Lo batimos hasta obtener un mezcla densa y aplicamos sobre el rostro y el cuello.

Dejamos actuar durante media hora y a continuación lavamos y secamos suavemente la zona tratada. Se recomienda repetir el proceso una vez por semana.

Mascarilla casera de frutas para cuidar tu piel

Mascarilla casera contra los rayos UV

Al igual que los anteriores, los tomates (sí, son frutas) y son ricos en antioxidantes. Además contienen licopeno, que es el pigmento que dota del característico color rojo a los tomates. Cuanto más rojo más licopeno contiene.

Tienen una potente función antioxidante, evitando la destrucción celular y el envejecimiento de la piel provocada por los radicales libres.

Ayudan a mejorar el tono el brillo de la piel, así como a dotar de mayor protección frente a la radiación solar y evitar o mejorar las quemaduras en la piel.

Los tomates también son ricos en vitamina A y C, ayudando a prevenir el acné, a cerrar los poros abiertos en la piel y exfoliar de forma natural. En cuanto a la cuestión estética, reducen el bronceado e iluminan la piel.

S a los tomates le añadimos un poco de yogur natural, tendremos la mascarilla perfecta para proteger la piel de los rayos UV, eliminar el exceso de grasa y lucir una piel suave y lisa.

Esta mascarilla casera se compone de un tomate y una cucharada de yogur. Lo batimos y la mezcla resultante la aplicamos directamente sobre el rostro. Tras 10 minutos la retiramos, lavamos y secamos suavemente.

Es recomendable repetir el proceso una vez a la semana. Especialmente en la época estival, que la piel está más expuesta a padecer los efectos de la radiación solar.

Mascarilla casera de frutas para cuidar tu piel

Mascarilla casera para rejuvenecer la piel

Seguro que conocéis los excelentes beneficios que tiene la naranja para nuestro organismo. Además su cáscara ayuda a refrescar la piel y la rejuvenece.

Es excelente para limpiar la piel, abrir poros obstruidos, combatiendo de este modo tanto el acné como los puntos negros. Es ideal para regular el exceso de grasa en la piel.

A las cáscaras de tres naranjas le añadimos una cucharada de yogur y otra de miel. El primero reduce los daños de la radiación solar, mientras que el segundo mejora la hidratación de nuestra piel.

Pelamos la naranja, cortamos la cáscara resultante en trocitos pequeños, la lavamos y dejamos secar al sol durante tres días. Una vez seca la machacamos para dejarla en polvo.

Tras esto le añadimos la miel y el yogur. Lo aplicamos sobre la piel y tras veinte minutos enjuagamos la zona tratada con esta mascarilla casera. Es recomendable repetir este proceso una vez por semana.

Mascarilla casera de frutas para cuidar tu piel

Os hemos contado los efectos positivos de una mascarilla casera compuesta por frutas y vegetales. En nuestro establecimiento todos los tratamientos faciales y capilares los realizamos con productos orgánicos. Pásate por El Círculo de la Belleza y comprueba sus magníficos resultados.

Aquí puedes realizar tu reserva